Actualidad Autores Laureano del Castillo

Día del Campesino: entre promesas y retos

Por Laureano del Castillo, director ejecutivo del CEPES.

Hace 53 años se promulgó la Ley de Reforma Agraria, el decreto ley 17716. En el discurso de presentación de la ley, el general Velasco anunció otro cambio importante: el 24 de junio se celebra el Día del Campesino, dejando de lado el nombre del Día del Indio.

Mucha agua ha corrido bajo el puente y los hombres y mujeres del campo lo han vivido, esperando que se cumplieran las promesas de mejora que nunca llegaron. Lo que sí cambió fueron las normas legales y hasta la denominación del sujeto de las mismas. Así, de indios pasamos a hablar de campesinos, luego de agricultores, más tarde de productores agrarios, y ahora último de agricultores y agricultoras familiares.

En el Plan de Gobierno Perú al Bicentenario sin Corrupción, que sirvió para enfrentar la segunda vuelta electoral, el presidente Castillo ofreció impulsar una segunda reforma agraria. En su primer mensaje presidencial afirmó «Este Gobierno ha llegado para gobernar con el pueblo y para construir desde abajo. Es la primera vez que nuestro país será gobernado por un campesino”. Más de ocho meses han pasado desde el lanzamiento en Cusco de la segunda reforma agraria y, como en otros varios aspectos, no se han dado los cambios ofrecidos, generando decepción en muchos hombres y mujeres del campo que se identificaron con las propuestas y sobre todo con la imagen de un profesor rural, rondero y campesino.

Tener cinco ministros a cargo del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego no ha sido una buena señal en estos casi once meses de gobierno. El nuevo ministro, Andrés Alencastre, si bien exhibe experiencia y capacidades que sus antecesores no tenían, ha recibido la cartera en medio de una grave crisis originada por la subida de los precios de los alimentos, de los combustibles y de los fertilizantes, que ponen en riesgo la campaña agrícola 2022-2023. ¿Tendrá Alencastre, en medio de esta crisis, que amenaza con generar una caída fuerte en la producción de alimentos, la capacidad para impulsar algunas de las numerosas propuestas contenidas en los lineamientos de la segunda reforma agraria? Los campesinos y agricultores siguen esperando que así sea.

Los retos del titular del Midagri son muy grandes, pero las expectativas que el gobierno despertó entre los hombres y mujeres del campo son aún mayores. Junto con atender las urgencias del sector, se requiere emprender cambios significativos, empezando por la reorganización (de verdad) del propio Midagri, la real preferencia a las actividades agrarias (como dispone nuestra Constitución), la necesaria coordinación con otros ministerios, la articulación con los gobiernos regionales y municipales, el diálogo abierto con los gremios agrarios y las organizaciones indígenas y, por supuesto, la inclusión de la mujer campesina en los planes y programas del sector.

En esta fecha debemos rendir homenaje a las mujeres y hombres  del campo, agricultores, campesinos, comuneros, que abastecen las mesas de todos los peruanos con alimentos de calidad, pero que también defienden sus territorios, la biodiversidad y la cultura de nuestro pueblo. Una fecha para recordar su importancia, agradecerle sus aportes, pero que no puede limitarse a hacer discursos demagógicos y carentes de consecuencias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: