Beatriz Salazar Prensa

Especialista afirma que es urgente proteger nuestros territorios de la degradación ambiental

Especialista del Centro Peruano de Estudios Sociales, Beatriz Salazar, destaca orientaciones del mensaje presidencial sobre la degradación que afecta la producción del agro y los efectos del cambio climático.

El Peruano

30/07/2021 La coordinadora del Programa de Cambio Climático y Agricultura Sostenible del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), Beatriz Salazar, señala como muy positivo que, en el mensaje del presidente de la República, Pedro Castillo, se le diera mayor relevancia a la necesidad de proteger nuestros territorios de la degradación ambiental y poder enfrentar amenazas como el cambio climático que en años anteriores estuvo algo relegado.

Sostiene que el anuncio de ir hacia un reordenamiento territorial y de zonificación económica ambiental es necesario para salvaguardar nuestro patrimonio natural, porque no solo debemos pensar en el bienestar de esta generación, sino también de las siguientes, pues si seguimos depredando y no tomamos precauciones en torno a los desastres extremos que pueden agravarse con el cambio climático, esta generación también se verá perjudicada.

Asegura que la afectación a la agricultura familiar por el cambio climático tiene varias dimensiones, empezando por el agua. «No se puede hacer agricultura familiar, ni agricultura de exportación sin agua y por efecto del cambio climático ya hay problemas en el Perú ocasionados por el deshielo de los glaciares».

Recuerda que en los últimos 50 años se ha perdido más del 50 % de la superficie de glaciares en el país y eso provoca que en épocas como la actual – junio y agosto- en las que no hay lluvias, se vea afectada la agricultura. «El agua de los glaciares sirve como reserva que se va soltando progresivamente y permite cubrir estos periodos, al perderse se genera un problema para los agricultores que puede agravarse porque la deglaciación continúa.

Salazar, quien sigue una maestría en geografía y ordenamiento territorial, dice también que, por efecto del cambio climático, los agricultores no saben en qué momento empezar a sembrar, o cuando terminará las cosechas, porque la fecha de inicio de las lluvias cambia, incluso la intensidad de la lluvia es muy fuerte y eso se intercala con sequías que son más fuertes de lo que eran antes. «Cada día es más difícil hacer agricultura», acota.

Destaca también el anuncio referido a la necesidad de impulsar programas de siembra y cosecha de agua. «Algunos estudios de la ANA señalan que estos programas podrían acercarnos a una solución de la escasez de agua en muchas zonas del país, pero lo que se ha hecho hasta ahora es insuficiente, es aislado. Sería ideal que las ccochas que se han priorizado, estén integradas con otras tecnologías para infiltrar agua, que la misma reforestación puede ayudar a hacer, y que eso sea complementado con sistemas de riego.»

Contra la degradación ambiental

Un aspecto resaltante del mensaje al país brindado por el jefe de Estado se refiere a la necesidad de poner freno a la degradación ambiental y optar por una minería sostenible. Al respecto, Salazar afirma que cuando se permite hacer minería sin supervisión, sobre todo en cabeceras de cuenca, el agua que se usa termina contaminada y eso afecta a la tierra, a los alimentos que se producen. «Se dan casos de alimentos que llegan a los mercados de Lima que estaban contaminados con químicos y es que no solo hay contaminación por minería, sino también por el uso excesivo de químicos que se utilizan en la agricultura, situación que debe ser controlada, porque perjudica a todos».

Coincide en que se necesita un Ministerio del Ambiente que controle esa degradación ambiental, esa contaminación, que es un tema que afecta a nuestra sociedad.

El ministerio del Ambiente, si bien tiene la rectoría en todos estos temas, no ejecuta las acciones de control, de supervisión y de sanción que están a cargo de otros ministerios, salvo en algunas actividades que han pasado al Minam, referidas a supervisión.

Sostiene que los gobiernos regionales, locales, tienen competencias para controlar la degradación ambiental, la contaminación, como la tienen también los sectores agricultura, minería, transportes, industria. «La gestión ambiental es transversal y todos tienen que hacer su parte para controlar los efectos negativos de la degradación y la contaminación».

En esa línea, Salazar es de la opinión que se debe reforzar las instancias locales, regionales y los mismos ministerios que ven estos temas, pues resulta que hay poco o mucha rotación de personal, lo que hace que se pierda lo invertido en programas de capacitación y en las herramientas que se desarrollan para que hagan su trabajo.

«Se debe asignar mayores recursos para fortalecer esas competencias e incentivar a que tengamos una carrera pública en el tema ambiental y evitar esa rotación, de modo que se desarrollen adecuadamente los conocimientos».

Supervisión y sanciones

También se refiere a la necesidad de mejorar la supervisión frente a la actitud de las empresas, o las mismas entidades públicas, y procurar que se reduzca la contaminación al mínimo posible. «Debido a la falta de recursos, de personal, no se hace con la diligencia debida, y eso no solo afecta al sector ambiente, sino también a todos los sectores».

En relación con el cobro de las infracciones ambientales a las empresas mineras o industrias, dice que se deben buscar mecanismos para que se hagan efectivos, pues muchas de ellas están judicializadas por años.

Reitera su visión positiva del mensaje en lo que se refiere a las orientaciones, pero señala que se deberá trabajar conjuntamente con el Congreso porque, por ejemplo, en el caso de la ley de ordenamiento territorial, dependerá del Congreso aprobar el proyecto de ley que presente el Ejecutivo. «Lo que se refiere al control de la degradación ambiental, dependerá de los sectores, los gobiernos regionales y locales.

Finalmente sostiene que se debe precisar el tema del presupuesto, conocer de dónde saldrán los recursos para ejecutar todos estos planes, para que todas las instancias del Estado puedan alcanzar una adecuada gestión ambiental, sostenible. «Se requiere fortalecer capacidades, darle incentivos a los funcionarios para que hagan carrera, evitar la rotación y eliminar la corrupción. Esos aspectos son fundamentales».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: