Entrevistas Opinión

«Un Comando de Seguridad Alimentaria daría una sensación de urgencia y emergencia a la implementación del Plan Hambre Cero»

Entrevista a Fernando Eguren, presidente del CEPES.

En su primer mensaje a la Nación, el presidente Francisco Sagasti anunció que se implementará el Compromiso Solidario con la Protección de la Vida “PERÚ HAMBRE 0”, aprobado por el Foro Acuerdo Nacional en el mes de mayo. Este compromiso se enmarca como respuesta a la pandemia del COVID-19.

Con miras a la mesa redonda «Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria: ¿Aún vigente?» a realizarse el jueves 26 de noviembre, entrevistamos a Fernando Eguren sobre el Plan Perú Hambre 0.

.

 ¿Cuál es su opinión sobre el Compromiso “PERÚ HAMBRE 0”?

Me parece importante que el presidente haya mencionado dicho compromiso pues indica que está dispuesto a asumirlo. Si no lo hubiera hecho, lo más probable es que fuese una declaratoria más de las tantas que no tienen ninguna consecuencia práctica. Las víctimas sociales y económicas de la pandemia han incrementado mucho el número de población en situación de inseguridad alimentaria y es preciso hacer algo al respecto. La nueva configuración del gabinete, además, es propicia para asumir con seriedad el reto de implementar este compromiso contra el hambre. No tengo duda que los recién nombrados ministros de Agricultura, Federico Tenorio, y del Midis, Silvana Vargas, harán lo posible por convertir el ofrecimiento presidencial en una realidad. 

.

Presidente de transición anuncia el Plan Hambre Cero en su primer mensaje a la nación. Foto: Agencia Andina.

Ahora bien, no hay que confundir “PERÚ HAMBRE 0” (PH0) con lo que podría ser “PERU SEGURIDAD ALIMENTARIA 100” (PSA100). El primero es un compromiso para enfrentar una situación de emergencia, y, en mi lectura, consiste principalmente en la potenciación de los programas sociales gestionados por el Midis, al que se le agrega algunos compromisos adicionales, como la compra de los alimentos a los productores locales. El segundo (PSA100) sería una propuesta bastante más amplia, ambiciosa y profunda, que requeriría no sólo un ánimo redistributivo, sino cambios de orden estructural. Después de todo, la persistente inseguridad alimentaria de importantes sectores de la población es el resultado de un orden social, económico y político que reproduce la pobreza y las inequidades. Si este orden no es radicalmente modificado, persistirán la pobreza y la desigualdad y los programas redistributivos se tornarán permanentes, lo cual, obviamente, es un problema.     

.

¿Responde a las amenazas de hambre y diversas formas de malnutrición que enfrentan millones de peruanos?

No deja de extrañarme que el programa PH0 no le dé el peso debido a la dimensión nutricional, más allá de una referencia, casi al paso, a la alimentación saludable. No es suficiente acceder a alimentos; estos tienen que ser nutritivos. 

El PH0 menciona la necesidad de fortificación de alimentos y suplementación nutricional. Estos suplementos son necesarios precisamente cuando los alimentos a los que acceden las familias no cumplen con los requisitos nutricionales, cosa que ocurre actualmente con un sector importante de la población. Pero a lo que se debe aspirar es a que los alimentos que se consumen sean nutritivos y que, por consiguiente, los complementos no sean necesarios

El PH0 no menciona tampoco una de las formas más dañinas de la malnutrición: el consumo regular de alimentos excesivos en grasas, sodio y azúcar, principal causante del sobrepeso y de la obesidad que, a su vez, resultan en la multiplicación de enfermedades crónicas graves. La información disponible nos ilustra que este problema está en crecimiento y atraviesa todos los grupos de edad, de género y de niveles de ingresos, y se manifiesta tanto en áreas rurales como urbanas, en la costa, la sierra y la selva. Más aún: en la actual coyuntura, debido a la reducción de los ingresos causada por el desempleo, las personas reorientan su consumo hacia alimentos menos nutritivos, que son más baratos y que suelen ser ricos en los tres componentes mencionados: grasas, sodio y azúcares. Razón de más para que el PH0 incorpore la dimensión nutricional con mayor fuerza.

.

 ¿Contextualiza la importancia de la agricultura familiar en la seguridad alimentaria del país, y ataca su problemática?  

En el Perú, la agricultura familiar, que comprende al 97% del número total de productores agrarios, provee el 70% de los alimentos consumidos por la población, según estimados del ministerio de Agricultura. Sobre este sector de productores, abrumadoramente mayoritario,  reposa en buena medida, pues, la reproducción biológica de toda la población del país. Sin duda se verá beneficiada por el PH0 si es que se cumple con uno de sus acuerdos: priorizar la compra de la producción de alimentos de los agricultores familiares. Además, advierte que para que ello sea posible, éstos deben acceder a financiamiento y a mejores condiciones de tranporte.   

.

Foto: MINAGRI.

¿El punto 2 del acuerdo sobre “promover la priorización de la compra de la producción agrícola y pecuaria nacional, especialmente la de agricultores familiares” tiene rasgo solo asistencialista?

Depende. Los alimentos utilizados para los programas sociales deben cumplir ciertas condiciones de calidad e inocuidad. Las entidades públicas que gestionan estos programas tienen que garantizar que estos requisitos se cumplan. No considero que comprarlos sea un comportamiento asistencialista. No se está regalando el dinero. Pero si en alguna localidad la producción no satisface estos requisitos, pues no deberían utilizarse para el PH0. Si aun así se compran, estaríamos probablemente ante un caso de negligencia, clientelismo o corrupción.  

.

¿Para implementar el Compromiso “PERÚ HAMBRE 0” debería tomarse en consideración la Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria?

La Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional “busca atender las necesidades alimentarias y nutricionales de toda la población peruana”, no solo de un sector. Pero considera también algunas estrategias para los sectores poblacionales más vulnerables. El PH0 es plenamente compatible con la ENSAN. Recordemos que su vigencia termina el próximo año. Un nuevo ENSAN podría incluir el PH0 de una manera más orgánica y articulada.

.

¿EL Compromiso Solidario con la Protección de la Vida “PERÚ HAMBRE 0” responde al segundo objetivo “Hambre Cero al 2030” de Desarrollo Sostenible? ¿O Se queda corto?

Aunque el compromiso fue aprobado por el Acuerdo Nacional para enfrentar la situación actual de pandemia, el nombre del compromiso, Perú Hambre 0, implica que trasciende el actual contexto. No es creíble que el hambre puede ser superado en unos pocos meses. 

Ahora bien, las metas del Perú para alcanzar el objetivo Hambre Cero en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados en el seno de las Naciones Unidas van más allá del compromiso del Acuerdo Nacional. En efecto, a solicitud del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, un equipo de investigadores de la Universidad del Pacífico, luego de consultas a varias instituciones y especialistas, desarrolló una propuesta de qué significa para el país cumplir con dicho compromiso. En este marco se establecieron cuatro metas: asegurar el acceso a la alimentación saludable; duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los pequeños productores; poner fin a todas las formas de nutrición; finalmente, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos. El compromiso aprobado por el Acuerdo Nacional es mucho más modesto, pero podría formar parte de los esfuerzos por lograr las metas hacia el 2030.[1]

.

¿En el marco de la implementación del Compromiso Solidario con la Protección de la Vida “PERÚ HAMBRE 0” se puede incluir que se forme un Comando para la Seguridad Alimentaria que habían planteado meses atrás?

En mi opinión, no solo es plenamente compatible, sino también deseable. Un Comando le daría una sensación de urgencia y emergencia a la implementación del PH0. Tendría una composición multisectorial, lo que es reclamado por el propio PH0, pero además debería convocar a sectores de la sociedad civil.[2]

Hay que recordar que en el mes de junio el Acuerdo Nacional aprobó el documento “Medidas inmediatas para reactivar la economía y preservar la salud”,  y en el eje relacionado al sector agrario planteaba conformar un comando de emergencia agroalimentaria con el objetivo de plantear un plan de desarrollo específico hasta la postemergencia.

.

Entonces ya se hablaba de una Comando de emergencia. ¿Es posible encontrar similitudes con su propuesta?

No tengo mayor información sobre esa propuesta. Pero seguramente tiene objetivos similares: atender con urgencia el problema alimentaria; habría que averiguar si propone una composición pluralista y sus objetivos específicos.

.

Este contenido forma parte de la campaña «Si el agro produce, la ciudad se alimenta», una iniciativa impulsada por el CEPES en alianza con CONVEAGRO, el Grupo Propuesta Ciudadana y DESCO. Es posible gracias al apoyo de Pan para el Mundo, Diakonía, Eclosio y la International Land Coalition, a través de la Plataforma para la Gobernanza Responsable de la Tierra.

Más información de la campaña aquí.

[1] Ver Programa Mundial de Alimentos (PMA). Hambre Cero al año 2030 en el Perú. Logros y retos de la Agenda 2030. Presentación PP.  https://bit.ly/2V3B1yW. También Arlette Beltrán, Juan Francisco Castro y Enrique Vásquez (2017), Hambre Cero al año 2030 en el Perú ¿Cómo lograr el Segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible Puede accederse al documento completo en https://bit.ly/2V0W84N

[2] En la experiencia brasileña, se creó el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONSEA) que involucró a organizaciones, redes y movimientos sociales, gestores públicos e investigadores. Fome Cero (Programa Hambre Cero). La experiencia brasileña. FAO. (P. 385) http://www.fao.org/3/i3023s/i3023s00.htm

A %d blogueros les gusta esto: